¿Dibujos animados son más violentos que las películas para adultos?

Estudio: Dibujos animados son considerados más violentos que las películas de adultos.

Según un estudio publicado por el British Medical Journal, los dibujos animados para niños son más violentos que las películas para adultos.

Según el estudio, los protagonistas de los dibujos animados corren 2.5 veces más riesgo de muerte que los protagonistas de las películas para adultos. También, se reveló que los protagonistas de dibujos animados tienen tres veces más probabilidades de ser muertos por un tercero.

El estudio indica que la muerte de un personaje importante ocurre en dos tercios de los dibujos animados para niños, mientras que en las películas para mayores sólo ocurre en la mitad.

“En lugar de ser alternativas inofensivas y más suaves que los films de terror y los dramas, los dibujos animados para niños albergan, de hecho, asesinatos y desórdenes”, según los investigadores Ian Colman y James Kirkbride.

Los investigadores compararon las muertes de los personajes principales de películas de adultos con éxitos de taquilla de dibujos animados para niños remarcando que los padres de los protagonistas tenían cinco veces más oportunidades de morir en los dibujos animados. Las películas de gran éxito analizadas fueron por ejemplo, “Blanca Nieves y los siete enanitos” y “Frozen“.

Según el estudio, las muertes son provocadas por amplias causas; como muertes por disparos de armas de fuego en “Bambi” y “Peter Pan”, con arma blanca en “La Sirenita” y “La Bella Durmiente”, o por ataques de animales, como en “Buscando a Nemo” y “Tarzán”.

Las películas en las que los protagonistas son autos, como el caso de “Cars”, o juguetes como “Toy Story”, no fueron tomadas en cuenta en la investigación, ya que no se puede determinar si el concepto de muerte es aplicado a ellos.

El estudio no determinó si el nivel de violencia aumentó desde el estreno en 1937 de “Blanca Nieves y los siete enanitos” en donde la reina mala convertida en bruja muere luego de caer de un precipicio tras ser perseguidas por los furiosos enanitos.