Descubre si será bueno en la cama justo antes de la acción

Estas son las señales clásicas de que puedes dar el siguiente paso con toda confianza, cómo saber si será bueno en la cama

Estás en medio de una intensa sesión de besos y justo te preguntas si es bueno en la cama. Antes de la hora de la verdad, hay algunas señales que te pueden dar muchas pistas acerca del desempeño sexual de un hombre.

Su condición física y la experiencia son cuestiones básicas pero hay muchos otros aspectos que mejoran el show de un hombre en la cama, estas son las señales clásicas de que puedes dar el siguiente paso con toda confianza:

  1. Se concentra en el pre. No es un adolescente que corre directo a la penetración. Se toma su tiempo. Sabe seducirte y entre besos, caricias y masajes hace del momento algo mucho más candente. Incluso, te propone experimentar con juegos eróticos. Puede ser que se queden en esta etapa en un par de ocasiones, no pasada nada. La espera valdrá la pena.
  2. Es todo un caballero. Un hombre que se preocupa por los detalles y de hacernos sentir bien y cómodas cuando estamos con él, sin dudas reúne cualidades de un buen amante.
  3. Te mata con una mirada. Un hombre que sostiene la mirada es un hombre seguro. Esto no solo revela que le encantas, sino que hay una gran atracción y química sexual entre ambos, así que ya puedes ponerle la firma: con él tendrás relaciones sexuales con mucha pasión.
  4. Besa bien. Por supuesto, el preámbulo de la actividad sexual. Un hombre que besa bien y utiliza varias “técnicas” a la hora de besarte (besos lentos, profundos, apasionados, tiernos, con y sin lengua…) tiene muchas posibilidades de sorprenderte en la cama.
  5. Usa las manos. Los hombres que naturalmente gesticulan y mueven las manos en una conversación pueden ser buenos candidatos en la cama.

Fundamental para saber si un hombre es bueno en la cama es no oírlo alardear. Aquel hombre que vive hablando de sus conquistas, seguro es un hombre o muy vanidoso o tan inseguro que necesita decir con palabras lo que los hechos no demuestran. Mucho ruido y pocas nueces.