“Estoy cansada”; si es tu respuesta para todo, esto te interesa

Detalles que parece irrelevantes podrían estar mermando tu calidad de vida. Estas son algunas razones por las que siempre estás cansada

No puedes depender de la cafeína. No siempre. La revista Health elaboró una lista con 14 razones por las que probablemente siempre estás cansada. Porque no se trata solo de dormir, hay muchos pequeños detalles que pueden estar “robándote” energías, tanto físicas como mentales.

  • Falta de agua. La deshidratación  reduce el volumen de sangre, haciéndola más gruesa y provocando que el corazón bombee con menos eficacia. De 2 a 4 litros de agua al día según lo pida tu cuerpo.
  • Vida sedentaria. 30 minutos de ejercicio al día son suficientes para inyectar al cuerpo un shot de energía.
  • Deficiencia de hierro. Provoca debilidad e irritabilidad.
  • Perfeccionismo al extremo. Un perfeccionismo exacerbado te hará trabajar más duro y por más tiempo del que es realmente necesario, dicen los psiquiatras.
  • Mucho ruido y pocas nueces. La ansiedad te mantendrá siempre agotado. No a preocuparte, sí a ocuparte.
  • Ayunar. Sin energía nada es posible.
  • Comida chatarra. Estas fuertes subidas de azúcar en la sangre terminan luego en drásticas caídas que provocan fatiga.
  • Sí a todo. Aprende a decir que no. Reserva tiempo para ti.
  • Oficina, casa, vida desordenada. Un escritorio desordenado agota mentalmente restringiendo su capacidad de enfoque y limitando la capacidad de su cerebro para procesar la información, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Princeton.
  • Unplugeed. La incapacidad para desconectarte aún en fin de semana o vacaciones, mata, literal y metafóricamente. Estarás siempre cansada.
  • ¿Una copa de vino al día, la llave de la alegría? El alcohol deprime inicialmente el sistema nervioso central, produciendo un efecto sedante, pero en última instancia sabotea el mantenimiento del sueño. Esto porque produce un efecto rebote, ya que cuando es metabolizado crea un aumento abrupto de adrenalina en el sistema.
  • Un smartphone, el peor amante. La luz deslumbrante de tu smartphone puede alterar el ritmo circadiano natural del cuerpo mediante la supresión de la melatonina, una hormona que ayuda a regular los ciclos de sueño y vigilia.