Las mujeres que trabajan son más felices y sus hijos también

El "índice de felicidad" es más alto entre las mujeres que trabajan (73 por ciento) que entre aquellas que no lo hacen.

Hace algunos años pensar en ser mamá y trabajar era casi imposible, si lo hacías eras casi una heroína pero seguro ibas a recibir muchas críticas: mala madre. Hoy todo es diferente. Las mujeres que trabajan son más felices.

Según un estudio realizado a mil 391 mujeres (argentinas, brasileñas, mexicanas y colombianas) por Discovery Networks Latin America/US Hispanic, el “índice de felicidad” es más alto entre las mujeres que trabajan (73 por ciento) que entre aquellas que no lo hacen (con un 58 por ciento).

Las mujeres que se sienten realizadas en el ámbito laboral son madres felices y lo transmiten a sus hijos. Tiene lógica, si amas lo que haces, demuestras dedicación y empeño, es muy probable que tus pequeños lo noten. Recuerda que se predica con el ejemplo. Así que no te sientas mal, no estás siendo mala madre por salir a trabajar.

La economista Mercedes D’Alessandro, afirma “El cuidado de los niños es una responsabilidad de padres y madres, y trabajar, ser feliz y realizarse profesionalmente es también una forma de amar a los hijos y a la familia”. Evidentemente si tienes a una pareja que apoye una nueva idea de familia en donde los derechos y obligaciones son compartidos, estás del otro lado.

De acuerdo a la Escuela de Negocios de Harvard, las hijas de mamás que trabajan fuera del hogar suelen tener mejores empleos, puestos de mayor responsabilidad y mejor remunerados, por ende son más exitosas en el trabajo. Lo mismo pasa con los hijos de mamás que trabajan. Hay una clara ventaja en el caos laboral para los hijos e hijas de madres profesionistas.

Es cierto, tus hijos merecen tu tiempo. Pero se trata de calidad y no de cantidad. Una mujer es feliz si logra el equilibrio entre su rol de madre y su vida laboral. Así que organízate, comparte con tus hijos pero jamás te olvides de tu realización como mujer y como profesionista.