¿Por qué no podemos levantarnos temprano?

Uno de los problemas más comunes de la mayoría de las personas es levantarse temprano para ir a la escuela, al trabajo o a algún compromiso.

Hay personas que tienen la facilidad de despertarse a la primera, a veces hasta antes que su despertador, pero la gran mayoría de nosotras rogamos por otros 5 o 10 minutos más en la cama, y luego si logramos levantarnos, salimos de la cama en modo zombi como diría una amiga, es decir con la sensación de no haber descansado lo suficiente. Lo que nos lleva a preguntarnos… ¿Por qué no podemos levantarnos temprano?

Esto sucede porque según un estudio llevado a cabo por el Instituto de Investigación de biología Molecular y Biofísica de la Academia Rusa de Ciencias de Rusia y publicado en la revista Personality and Individual Differences, que examinó a 130 participantes que tuvieron que mantenerse despiertos durante 24 horas con objeto de comprobar su nivel de energía en este lapso de tiempo. Las conclusiones de dicho estudio afirmaron que existen dos tipos de personas: los aletargados y los enérgicos.

El primer grupo puede permanecer durante todo el día con un bajo nivel de energía, mientras que en el segundo, son capaces de seguir activos todo el día a pesar de la privación del sueño.

Hay que cambiar hábitos de raíz.

Las actividades nocturnas como: seguir trabajando en la computadora, leer hasta bien tarde o usar el celular antes de dormir, son distractores del sueño y obviamente repercuten en la resistencia por la mañana.

El patrón de sueño, forma parte de la rutina diaria. Dicho esto, es necesario aclarar que la solución para lograr levantarte en la mañana, empieza durante las noches, antes de dormir.

Es necesario cambiar algunos hábitos nocturnos. El más importante asegurarte de dormir lo suficiente.

Dormir suficiente significa dormir en promedio de 7 a 8 horas diarias. La investigación sugiere que, si existen diferencias biológicas entre “personas de mañana”, que se despiertan a la misma hora todos los días y se sienten más activos alrededor de las 9 am, y “personas de noche” que consiguen hacer más cosas una vez que el sol se oculta.

La buena noticia es que independientemente de tu situación, sí es posible restablecer el reloj del cuerpo y lograr levantarte más temprano, lo más importante es incorporar buenos hábitos.