Si tienes reacciones terribles a las picaduras de mosquito he aquí el porqué

Las molestas picaduras de mosquito se pueden prevenir.

El verano es una estación encantadora, pero tiene sus desventajas. Una de las peores cosas sobre el verano, aparte de terribles quemaduras solares, son las picaduras de mosquito por andar al aire libre.

Mientras que algunas personas logran escapar de los meses más cálidos relativamente indemnes, otras no somos tan afortunadas. ¿Pero por qué? Bueno, finalmente tenemos algunas respuestas, gracias a Refinery29.

Aparentemente se trata de la genética. La probabilidad de ser picada se reduce al nivel de dióxido de carbono en el cuerpo y la forma en que nuestra piel huele. Si bien nadie está completamente inmune a las picaduras de mosquitos, estos factores hacen que algunos más propensos a las picaduras que otros – y en ese sentido, algunas personas tienen peores reacciones a las picaduras.

Cada vez que un mosquito nos pica, inyectan pequeñas cantidades de sustancias nocivas para nuestro organismo, lo que provocan los síntomas más típicos de las picaduras de mosquito: picor, irritación, enrojecimiento e inflamación.

Aunque en cierto sentido no se puede evitar una picadura de mosquito, lo cierto es que sí se pueden utilizar una serie de trucos o de remedios básicos que, de alguna u otra forma, ayuden en su prevención.

Una buena prevención es el uso de un repelente de insectos, el cual resulta particularmente útil e interesante para evitar que los mosquitos se posen en la piel, protegiéndonos durante horas.

También puedes utilizar ropa de color blanco, evitando el uso de perfumes. En este sentido, a los insectos como los mosquitos les atraen los olores fuertes, mientras que prefieren los colores oscuros o brillantes. Evita áreas infestadas por mosquitos (como los pantanos y zonas verdes).

Utilizar camisas de manga larga y pantalones largos si vas a estar expuesto a los mosquitos. Además, ya que los mosquitos son atraídos por el olor corporal, temperatura de la piel y la producción de dióxido de carbono, la limitación del ejercicio intenso y la sudoración cuando están en las zonas infestadas por mosquitos.