Mobbing crece día a día y afecta a muchos trabajadores

Identifica si algo así se presenta en tu empresa y asesórate

Cada día es más común escuchar el término Mobbing, como parte de un movimiento destructivo en los ambientes laborales. El mobbing o acoso laboral genera conflicto lo que impide que la persona que lo sufre cumpla con su trabajo de la manera más efectiva. Teniendo una sensación real de destrucción hasta perder tu propia identidad.

La persona que está sufriendo mobbing intenta, con buena intención, resolver la situación de una manera constructiva, sin darse cuenta de que la gente con la que él o ella está tratando ya ha decidido deshacerse de él o ella, lo cual se “revela en ataques de diversos tipos: humillación, El ridículo, la estigmatización, el ostracismo, la exclusión y el aislamiento”.

Es sólo cuestión de tiempo antes de que la persona objetivo sea terminada, renuncie o se retire. La expulsión de la persona objetivo fue predeterminada por los que hicieron el mobbing desde el principio y no había nada que la persona objetivo podría haber hecho para resolver el problema (ahí radica la “locura-making”).

Si crees que estás pasando por ésta situaciones te recomendamos seriamente los siguientes tips.

  • Mantén un registro detallado y fechado de todo el acoso. Algunos, pero no todos los comportamientos de mobbing son ilegales. Los registros detallados pueden ayudarte a protegerte y proteger sus intereses.
  • Habla con tu familia, amigos y compañeros de trabajo de confianza para desarrollar un plan para atacar el problema.
  • Informa el problema a tu departamento de Recursos Humanos
  • Asesórate con un profesional de asistencia al empleado.

No permitas que el acoso laboral trunque tus proyecciones y desarrollo profesional. Si ante esta situación sufres algún padecimiento como estrés, insomnio y dolores gastrointestinales consulta a su médico.

Incluye en tu rutina ciertos ejercicios que te ayuden a manejar el estrés, medita, come sanamente y mantén una vida social, no todo es trabajo.