Los alimentos procesados no son tan malos como pensamos

No hay productos malos, ni buenos; todo depende de las etiquetas

Por ahí se dice que todo es relativo y que no hay nada bueno ni malo y es a partir de aquí como vamos a empezar a hablar de los alimentos procesados.

Los alimentos procesados son el escalofrios para los que se declaran amantes de los alimentos 100% naturales pero prácticamente todos los alimentos crudos que se obtienen de la naturaleza son sometido a algún proceso, al menos que sean frutas verduras recogidas de la planta y lavadas. El proceso de los alimentos se define como cualquier cambio intencionado en los productos de consumo, sí, el condimentar, ahumar, salar, cocer, secar los alimentos es parte de procesar algún alimento y por lo tanto ya no está en su estado “natural”.

 

Según especialistas tampoco podemos comparar  comida moderadamente procesada pues lo que hacen es matar algunos organismos dañinos que puedan causar enfermedades, como la pasteurización que ayuda también a conservar los productos como los enlatados y los congelados.

 

Para consumir productos procesados debemos aprender a leer las etiquetas de los productos y identificar que sean los más parecido a los alimentos que preparamos en casa.

 

Desafortunadamente existen algunos procesos en alimentos que sí incluyen aditivos que pueden causar enfermedades como cáncer, obesidad y enfermedades como diabetes. El proceso se puede utilizar para mejorar los productos y hacerlos más nutritivos, pero desgraciadamente también para todo lo contrario ocasionando hacerlos menos saludable, añadiendo cosas que no son necesarias como sales, azúcares y sustancias para potenciar el sabor que perjudican a nuestra salud.

 

Alimentos procesados que vale la pena comer

Los estudios comprueban que entre la verduras y frutas congeladas apenas tienen diferencias nutrimentales, de hecho, en algunos se ha visto que las verduras

Alimentos congelados son una opción saludable
Espinacas congeladas

congeladas y procesadas pueden ser incluso más nutritivas que las frescas ya que son seleccionados y procesado en sus mejores condiciones, inmediatamente después de la recolección por lo que apenas pierden el valor nutritivos.

 

Las propiedades nutrimentales de los alimentos crudos, sin tratamiento envasados a una temperatura baja y que están en constante refrigeración para su conservación como las ensaladas en bolsas tampoco se ven perjudicadas.

 

El yogur es uno de los mejores ejemplos para explicar los beneficios de los procesados, es una alimento sano, sobre todo el griego, y no se encuentra tal cual en la naturaleza pues es un probiótico y se convierte en algo mejor al añadirle vitaminas y calcio.

 

Como las frutas congeladas, los frutos secos son molidos al natural, sin aceites, por lo que son mínimamente procesados y mantiene sus nutrientes intactos.

Manzana seca