La que se enoja pierde y engorda, de cómo el cortisol te hace ganar peso

Enojarte te hace subir de peso, el cortisol es generado en grandes cantidades e incrementa los niveles de azúcar en la sangre.

La Universidad de Yale,en New Haven, Connecticut, reveló que efectivamente enojarte te hace subir de peso. El cortisol (una hormona esteroidea) incrementa los niveles de azúcar en la sangre y eso provoca aumento de peso.

El enojo, además, provoca ansiedad, y la ansiedad nos hace comer más de lo normal.

Tan grande ha sido el impacto del enojo en la vida de quienes quieren pero no pueden bajar de peso que el nutriólogo clínico Juan Manuel Romero Villa en su recientemente publicado libro El que se enoja engorda, aborda la problemática relacionada con el sobrepeso desde un punto de vista singular relacionado directamente con las emociones. Afirma que las personas que viven en el enojo (intrapersonal o interprersonal) tienden a engordar. La obra trata de dar una respuesta a quienes durante años han tratado de bajar de peso sin éxito.

Si eres de las que se mata en el gym y nada más no bajas, cuídate del enojo. Juan Manuel explica que cuando nos enojamos, nuestro organismo comienza a segregar también adrenalina, lo que provoca inflamación y obviamente no permite que las células liberen energías, es decir, que no quemamos las calorías suficientes a lo largo del día.

En general, los niveles de cortisol elevados (síndrome de Cushing), provocan cambios de humor, problemas digestivos, dificultad para dormir, envejecimiento prematuro de la piel y una buena cantidad de arrugas. Puede ser que decidas reducir tus niveles de estrés (y enojo) por evitar el aumento de peso o por cuidar tu piel, quizá por dormir mejor, como sea, pon en primer lugar tu salud física y mental.

El que se enoja engorda y pierde. Porque el rumbo del otro quizá continúe del mismo modo pero tú estás disminuyendo tu calidad de vida y, sin duda, perdiendo tiempo en quien no lo merece.