¿Se quemó la plancha? Formas de limpiar tu plancha

Que no se convierta en una pesadilla. ¡Recupera tu plancha!

¿No te ha pasado que por un sólo minuto de distracción la plancha “sin querer” se te cayó, o tu solito la dejas sobre tu ropa y se te quemó?
Esto se puede volver en la peor pesadilla del momento, no sólo por tu prenda, sino también por tu electrodoméstico por los restos de tela quemada.
Sin embargo no tienes que preocuparte más.
Aquí tienes 6 trucos para limpiar tu plancha y dejarla como nueva. Lo mejor es que son cosas que tienes a la mano en tu casa y no te preocuparas en salir corriendo a buscarlas.
Antes de empezar con estos trucos maravillosos te recomendamos esperar hasta que la plancha esté completamente fría y que no la utilices en superficies que tengan teflón para no estropearlo.

Pasta de dientes
Lo único que debes hacer es aplicar la pasta de dientes en un pedazo de algodón y tallar sobre la parte quemada de la plancha, dejarlo actuar unos minutos y después retirar con un paño húmedo para retirar el exceso de pasta y lo quemado. Repite el procedimiento cuantas veces sea necesario y así obtendrás una plancha como nueva.

Agua oxigenada
Aplica agua oxigenada sobre un paño y quítale el exceso; pasa el paño sobre la cara de la plancha tallando hasta retirar la superficie quemada. El contacto del agua oxigenada con lo quemado creará una ligera espuma que hará que la parte obscura se quite más rápido.

Cera
La cera no es para quemar más tu plancha, no te espantes, al contrario esto quitará los residuos. En un trapito muy delgado, que se pueda traspasar, envuelve una vela y talla la placa de la plancha hasta que se cree una capa en la superficie que se quemó y se empiece a despegar; después de eso, con un trapo limpio talla el excedente de cera.

Vinagre
Al igual que el agua oxigenada el vinagre “refrescará” la mancha y creará una espuma que desprende la parte quemada. Después limpia con un trapo regular y listo.

La sal
Este es el mejor remedio para quitar esa mancha que está haciendo que sufras una de los peores momentos. Este puede ser con la plancha tibia.
Necesitas poner sal sobre el burro de planchar o el espacio que utilices y pasar la plancha tibia en la sal y esto hará que se pegue en muy poco minutos la parte adherida a la plancha.

Ahora ya no podrás sufrir tanto. Lo único que te queda es recuperar una de las dos cosas que habías perdido por un ligero descuido.