Artefacto explosivo en San Petersburgo es desactivado por autoridades rusas

El aparato apareció tres días después de haberse presentado un atentado en la misma ciudad.

Un artefacto explosivo encontrado en un bloque de edificios fue desactivado el día jueves en un área residencial de San Petersburgo, a solo tres días de haber existido un atentado en el metro de la ciudad.

Konstantín Serov, jefe de la administración del distrito Nevski, informó a la agencia de noticias Sputnik, que varias personas fueron detenidas tras el hallazgo del artefacto en un edificio de viviendas del mismo distrito.

“Actualmente el artefacto explosivo que se encontró en un apartamento está desactivado, varios sospechosos fueron detenidos sin oponer resistencia”, dijo.

El edificio fue evacuado por las autoridades, así lo reportó la agencia de noticias TASS.

Los residentes del lugar aseguran que la vivienda era rentada por personas procedentes de Asia Central, y según medios locales tres personas habrían salido esposadas del lugar, según lo divulgado el canal ruso RT.

Personas residentes del edificio relatan que alrededor de las cinco de la mañana, escucharon lo que se asemejaba al ruido de una puerta rompiéndose, para ser desalojados del inmueble dos horas después.

La bomba ha sido encontrada en la séptima planta del número 22 de la avenida Tovarischeski, situada en el distrito Nevski de la ciudad.

Este incidente se produce cuando el Comité de Investigación de Rusia anunció haber identificado a varias personas relacionadas con Akbaryon Yalilov, el supuesto autor del atentado en el metro de San Petersburgo que se saldó con 14 muertos y más 50 heridos.

“Se identificaron varios nacionales de países centro asiáticos que habían tenido contacto con Yalílov“, dijo la portavoz del ente, Svetlana Petrenko.

La portavoz añadió que “durante los registros en el apartamento en que residían esas personas se descubrieron objetos relevantes para la investigación”.

El 3 de abril una explosión suicida se produjo en el tercer vagón de un tren que circulaba entre las estaciones Sennaya Ploschad y Tejnologuicheski Institut del metro de San Petersburgo, causando al menos 14 muertos y decenas de heridos.

El Comité de Investigación de Rusia identificó al kamikaze como Akbaryon Yalilov, de 22 años, un ciudadano de Kirguistán.