Analizando los cerebros, doctores pueden determinar riesgo de muerte temprana

A través de un estudio se pretende brindar recomendaciones de salud como prevención

Los médicos pueden ser capaces de advertir a los pacientes si están en riesgo de muerte temprana mediante el análisis de sus cerebros, han descubierto científicos británicos.

Aquellos cuyos cerebros parecían más viejos que su edad verdadera tenían más probabilidades de morir temprano y estar en peores condiciones físicas y mentales, según un estudio del Imperial College de Londres.

La investigación encontró una forma de predecir la “edad cerebral” de alguien que podría ayudar a detectar a aquellos que corren el riesgo de morir jóvenes.

El estudio, realizado en Escocia, sugiere que el uso de imágenes de resonancia magnética (MRI) para estimar la edad cerebral de una persona en comparación con su edad real también podría ayudar a detectar quién podría estar en mayor riesgo de mala salud a medida que envejecen.

Combinando exploraciones de MRI con algoritmos de aprendizaje de la máquina, un equipo de neurocientíficos entrenó computadoras para predecir la edad del cerebro de una persona basada en el volumen de tejido cerebral.

Cuando se probó la técnica en un grupo de adultos mayores, encontraron que cuanto mayor era la diferencia entre la edad cerebral generada por ordenador y la edad real de la persona, mayor era su riesgo de mala salud mental y física y más probable era que fueran a morir antes de cumplir los 80 años.

Aquellos con una edad cerebral más antigua que su edad real también tenían menor fuerza, una menor capacidad pulmonar y una velocidad de marcha más lenta.

Los hallazgos iniciales podrían aplicarse a un programa de detección, mostrando si un paciente tenía una edad cerebral sana o estaba por encima o por debajo de la línea, para aconsejar cambiar su estilo de vida o iniciar un tratamiento.

James Cole, un asociado de investigación que dirigió el estudio, dijo: “La gente usa la “edad” de un órgano todo el tiempo para hablar sobre la salud. Se dice que los fumadores tienen pulmones que son 20 años más viejos de lo que deberían ser, incluso pueden contestar cuestionarios en línea sobre ejercicio y dieta y obtener una “edad cardíaca”. Esta técnica podría llegar a ser así “.