La depresión afecta hasta a un 20% de los mexicanos

Así lo comentó Alfredo Cuéllar Barbosa, profesor de psiquiatría de la UANL

Hasta el 20 por ciento de la población en México llega a padecer problemas de depresión a lo largo de su vida, estimo el profesor de psiquiatría de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), Alfredo Cuéllar Barbosa.
Refirió que la depresión se manifiesta de distinta manera en cada persona, situación que dificulta la detección temprana y de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la principal causa de discapacidad a nivel global.
“Una de las cosas más retadoras es que aprendan a conocerse, a que identifiquen cuando son ellos y cuando es un padecimiento manifestándose”, indicó.
Refirió que “la manera crítica para distinguir algo que puede ser natural, es el momento en que la persona deja de tener capacidad para controlar estas emociones”.

El especialista dijo que “se estima que en el mundo hay 300 millones de personas con depresión, de las cuales más del 50 por ciento no están recibiendo tratamiento y posiblemente no lo recibirán”.

Del 2005 al 2015, explicó, la cifra de personas con la enfermedad a nivel global incrementó un 18 por ciento, además cada año se suicidan cerca de 800 mil personas, y el suicidio es la segunda causa de muerte en el grupo de 15 a 29 años de edad.

“Siempre hablamos de suicidio porque es lo más dramático y es una causa muy fuerte de mortalidad en la gente joven, pero algo también grave de la depresión es que la gente va a dejar de ser productiva económicamente y tendrá problemas sociales, con la familia, en el trabajo”, señaló.

Expresó que una mejor comprensión de qué es la depresión y cómo se puede prevenir, contribuirá a la reducción de la estigmatización asociada a la enfermedad, lo que conllevará un aumento del número de personas que piden y obtienen ayuda.

“En la depresión, el sujeto está experimentando una gran adversidad en la que se ve a prueba su capacidad de recibir ayuda, y su capacidad de pensar en sí mismo”, dijo.

“El rol como sociedad en general es estar educados, difundir el mensaje, detectar y referir aunque sea a un médico no psiquiatra, con la esperanza de que ese médico trabaje en equipo, pero de preferencia a un experto en salud mental”, refirió.