Extremista marxista fugitivo es capturado en Grecia

Christodoulos Xiros es capturado en Grecia

Uno de los fugitivos más buscados de Grecia fue capturado el sábado, casi un año después de que el extremista marxista no regresó a la prisión tras haber recibido un permiso de salida, informó la policía.

Christodoulos Xiros, de 56 años, fue arrestado en el suburbio de Anavyssos, al sureste de Atenas, dijo a reporteros el jefe policial Dimitrios Tsaknakis.

“Cuando fue arrestado, montaba una bicicleta y había cambiado su apariencia dejándose crecer el cabello”, al tiempo que usaba barba y gafas, señaló Tsaknakis. Además se había teñido el cabello de rubio.

Xiros tenía en su poder una pistola cargada pero no se resistió al arresto, agregó.

La policía había estado siguiendo a Xiros desde hace meses y vigilaba la casa donde vivía, dijo Tsaknakis. La operación se desarrolló lentamente debido a que la casa donde el prófugo vivía estaba en un espacio abierto y ofrecía varias rutas de escape, explicó.

Funcionarios de la policía, quienes pidieron no ser identificados debido a que no están autorizados a hablar sobre el caso, dijeron que en un allanamiento de la casa se encontraron siete fusiles de asalto AK-47, un lanza granadas y un barril con un explosivo no identificado.

Xiros cumplía una sentencia de seis cadenas perpetuas, más 25 años de prisión, por su participación en el grupo marxista 17 de Noviembre, el cual mató a 23 personas, incluidos políticos griegos, empresarios y diplomáticos británicos, estadounidenses y turcos, así como oficiales militares, de 1975 a 2000.

Xiros y la mayoría de los miembros del 17 de Noviembre fueron arrestados a mediados de 2002 tras un intento fallido de plantar una bomba, la cual le estalló en las manos al hermano menor de Xiros, Savvas. Fueron declarados culpables en diciembre de 2003 y nuevamente en mayo de 2007 tras una apelación.

Xiros desapareció el 7 de enero de 2014 luego de que salió de la cárcel bajo permiso. Semanas después transmitió un video en el que criticaba el manejo de la crisis financiera de Grecia, al tiempo que amenazaba a políticos y periodistas y prometía más ataques.

La evasión de Xiros, en su séptimo permiso de salida en 13 meses, ocasionó que las autoridades abolieran tales permisos para terroristas convictos y criminales con sentencias largas.