Últimas noticias los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, hoy 27 de enero de 2015

43 normalistas

El titular de la Procuraduría General de la República, Jesús Murillo Karam, realizó este día una conferencia de prensa por el caso de los 43 normalistas desaparecidos en Ayotzinapa, donde informaron que los estudiantes fueron asesinados y quemados en el basurero de Cocula.

De acuerdo a las autoridades, los estudiantes fueron confundidos por un grupo de criminales antagónicos al de Guerreros Unidos, quienes fueron señalados como los autores materiales del caso.

Desde que se inició la investigación se encuentran 99 detenidos, han habido 16 cateos y más de 300 declaraciones. Todos los detenidos se encuentran relacionados con los hechos de ese día.

El titular de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Tomás Zerón de Lucio, indicó que Felipe Rodríguez, alias “El Cepillo”, era quien fungía como jefe de los sicarios del cártel Guerreros Unidos y que además realizaba labores de coordinación con el subdirector de la policía de Iguala.

De acuerdo a la versión de la PGR, los hechos sucedieron de la siguiente manera:

En un primer encuentro, los normalistas se enfrentaron a policías del lugar, quienes al verse superado en mayoría huyeron y alertaron a otros agentes.

Luego fueron detenidos por otro contingente de policías más adelante por orden del alcalde de Iguala, donde hubieron dos estudiantes muertos y uno lesionado. Aproximadamente 25 alumnos fueron detenidos en ese momento.

Aproximadamente a las 23 horas, la policía detiene un camión Volvo gris, donde disparan al bus, dejando dos estudiantes muertos y un civil. La policía al percatarse de su error solicitó ambulancias al lugar.

Luego la policía le solicita su ayuda al Cepillo, quien contacta a otro hombre identificado como “El Pato”, a quien le solicitan llevar ayuda para apoyar al contingente que llevaba secuestrados a los estudiantes en dos camiones. El Pato confesó que una camioneta de municipales de Iguala, Guerrero, fue la que le entregó a los estudiantes.

El 27 de septiembre, al día siguiente del secuestro, dos camiones transportan a los estudiantes al basurero. Algunos ya iban muertos debido a la asfixia y otros iban con severas heridas. Los que quedaron vivos fueron asesinados y luego sus cuerpos con sus pertenencias fueron juntados en la parte baja del basurero para ser rociados con gasolina y prenderles fuego.

El fuego fue mantenido por 12 horas con material desechable que estaba en el basurero. Los sicarios que se encontraban en el lugar hicieron turnos de guardia para cuidar la fogata. Luego se les ordenó triturar los restos y meterlos en bolsas para ser lanzados al río San Juan. De igual forma los sicarios fueron obligados a tirar la ropa que usaron en los hechos.

Se realizaron trabajos de investigación que comprobaron los testimonios de los detenidos, en un trabajo realizado en conjunto por peritos argentinos y mexicanos. Luego fueron enviados a la Universidad de Innsbruck, donde se confirmó el ADN de algunos de los estudiantes.

Se logró comprobar que la policía cambió las cromáticas de las patrullas para evitar su responsabilidad. Algunos de estos policías fueron reconocidos por otros estudiantes normalistas, a quienes agredieron.

En el basurero de Cocula y en el río San Juan se encontraron elementos que corroboraban la magnitud del incendio, entre ellos alambres, residuos de diésel y de basura.

José Luis Abarca Velásquez, alcalde de Iguala y su esposa María Pineda fueron fueron identificados como los autores intelectuales de los hechos.

Murillo aseguró con contundencia que no existe una sola evidencia que demuestre la participación del ejército mexicano en el ataque.